Viernes, 12 Octubre 2018 18:34

“En el presente está todo, solo hay que estar atento”

Este miércoles 17 a las 10:30 hs inaugura la muestra “La hora incierta” con las fotografías de Germán Andrés Ramírez en el Espacio Plasma del Centro Cultural Universitario de la UNNE.

Germán Andrés Ramírez es actor, director, técnico teatral, fotógrafo. Cursó la Licenciatura en Artes Combinadas (FADYCC-UNNE), miembro del grupo de Teatro “Chico Pleito” y del grupo de Improvisación teatral “Lo Que Venga”. Conforma “GÜE Contenidos creativos” una productora audiovisual integrada por jóvenes compañerxs de facultad. Desarrolla labores de fotografía y edición de videos freelance.

“La hora incierta” es su primera muestra fotográfica y en esta entrevista comenta cuales son sus inquietudes y aspiraciones con la fotografìa.  

CCU ¿Cómo nace la muestra ?

Germán Ramírez: Fue sin pensar mucho, se presentó la posibilidad y justo tenía esta serie de fotos sin publicar y decidí animarme. El interés por la muerte sí es algo que siempre está en mi mirada, lo vengo trabajando desde algunas materias que cursé en la facultad de Artes. Esta temática se potencia además con la muerte de mis abuelos, reafirmando o refutando en mi algunas ideas al respecto de la muerte y el tiempo, la manera en que la muerte como acto final de la vida opera sobre quienes se quedan vivos. Creo también, que esta podría ser el antecedente de una muestra más grande y con otros objetos significativos y más autorreferenciales sobre la muerte.

CCU ¿Qué te interesa de la fotografía ?

G.R: La posibilidad de captar en una imagen una situación con una infinidad de relatos posibles. Considero que la fotografía también es comunicación porque puedo mostrar lo que me punza o me sensibiliza y compartir con otras personas. Muchas veces descubro cosas sacando fotos y después mirándolas, y lo que más me gusta es cuando otras personas ven en las fotos cosas que yo no veo.

CCU ¿Qué tiene la fotografía que no tiene otras ramas artísticas ?

G.R: Creo que tiene que ver con un proceso interno de amor-odio que se produce entre el fotógrafo y la cámara, a la hora de captar el momento y tener que observar la luz, el espacio, las personas, etc. y tratando de controlar todo eso sin que en el segundo siguiente todo cambie. Es la vivencia de ese proceso lo que me interesa, porque todo cambia todo el tiempo, entonces con eso hay que trabajar. Como ya vengo repitiendo desde las artes escénicas, pienso que en la fotografía también se trabaja con el presente. En el presente está todo, solo hay que estar atento. En las artes escénicas trabajé siendo sujeto/objeto de mi propia obra con el cuerpo como única herramienta, con la fotografía la mirada se corre a lo que pueda materializar en las fotos y de esta manera mi lugar es el de intermediario, un medio entre aquello que se materializa en las fotos y quienes las observan.

CCU ¿Qué te gustaría seguir trabajando?

G.R: Siento que fotografiar es una necesidad expresiva que va creciendo en mi interior, y cada vez me gusta más esa idea de compartir mi mirada. Si bien no me cierro a nada, y voy probando todo lo que me cruza en el camino, considero que será algo relacionado a este tema recurrente de la muerte, y la fotografía en relación con otras disciplinas, como el lenguaje del cuerpo escénico y/o el lenguaje del cine. También me gustan otro tipos de fotografía como el retrato callejero, robar momentos de la cotidianeidad me parece hermoso, y fotografías de espectáculos que es algo en lo que ya vengo trabajando.