La UNNE adhirió a la declaración de “Tolerancia Cero” hacia la violencia de género en las universidades

 

La rectora de la Universidad Nacional del Nordeste, Delfina Veiravé firmó la “Declaración Tolerancia Cero hacia la Violencia de Género en las Universidades”, junto a pares rectores y vicerrectores de más de una veintena de instituciones de educación superior que integran la Red de Macrouniversidades de América Latina y el Caribe. De esto modo, la UNNE renueva su compromiso de acción para prevenir y erradicar la problemática en la institución. 

“En el Día Internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, firmamos esta declaración tan importante para continuar trabajando por universidades con más respeto, más inclusión y sin violencia de género”, dijo la rectora tras la rúbrica que tuvo lugar este jueves 25 de noviembre, durante el encuentro virtual “Acciones por la Igualdad de Género en las Macrouniversidades de América Latina y el Caribe”.

Además de la Universidad del Sol, integran la mencionada Red por parte de Argentina, la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), la Universidad Nacional de La Plata y la Universidad Nacional de Córdoba.

Al haber sido un encuentro virtual, se realizó una firma simbólica, en la que cada representante de las universidades debían rubricar el documento impreso y exhibirlo ante la cámara.
Al haber sido un encuentro virtual, se realizó una firma simbólica, en la que cada representante de las universidades debían rubricar el documento impreso y exhibirlo ante la cámara.

“Obedeciendo al imperativo ético de pronunciarnos sobre los más acuciantes temas del mundo contemporáneo, sumamos nuestra voz al clamor de nuestras sociedades en contra de la violencia hacia las mujeres”, reza el inicio del texto de la declaración. En sus fundamentos, se señala que “en las últimas décadas, la violencia contra las mujeres y las diversidades sexo-genéricas es un problema que ocupa un lugar central en la agenda de la comunidad internacional al tratarse de un fenómeno estructural que atenta contra la dignidad de las personas, y que debe ser prevenido y atendido conforme a los estándares internacionales de derechos humanos”.

Se mencionan datos objetivos de esa realidad, como por ejemplo que 2 de cada 3 mujeres de la región han sido víctimas de violencia por razones de género, que con una tasa de 1.6 por cada 100.000 habitantes, América Latina es la segunda región del mundo más letal para las mujeres, y que cada dos horas y media se registra un feminicidio. Realidad en la que están inmersas estas universidades, y por lo que “tenemos el compromiso ético de dar respuesta a la demanda de las mujeres y diversidades que conforman nuestras comunidades”, aseguran.

“Declaramos tolerancia cero hacia la violencia de género en las universidades que forman parte de la red”, afirman entonces y en ese marco, y considerando las legislaciones internacionales y nacionales, se comprometen a prevenirla y combatirla en todas sus formas “a través de las reformas jurídicas, normativas y académicas necesarias para alcanzar la transformación igualitaria, incluyente, justa, abierta y comprometida con los derechos humanos que la sociedad actual nos exige”.

Para ello, acordaron fortalecer líneas de acción que vienen llevando adelante en las distintas instituciones universitarias firmantes, como por ejemplo “reforzar la prevención de la violencia a través de la sensibilización y la capacitación”. Tal es el caso del Ciclo de Capacitación “Unne sin violencias”, que se desarrolló de manera virtual, durante octubre y noviembre, y estuvo dirigido a estudiantes, docentes, no docentes y autoridades de la Universidad Nacional del Nordeste. 

La UNNE es una de las 4 universidades argentinas que integran la Red de Macrouniversidades de América Latina y el Caribe.
La UNNE es una de las 4 universidades argentinas que integran la Red de Macrouniversidades de América Latina y el Caribe.

También diseñar y promover campañas de difusión y programas de sensibilización que propicien la eliminación de estereotipos de género; fomentar la cultura de la institucionalización de la denuncia, enfatizando que la comunidad en su totalidad debe coadyuvar en la conformación de un ambiente seguro para todas y todos en las universidades.

Crear, además, políticas para la prevención, atención, sanción y erradicación de todos los tipos y modalidades de violencia de género, homologadas a las normativas nacionales e internacionales; transversalizar la perspectiva de la igualdad de género en planes y programas de estudio y ampliar la participación de mujeres y diversidades sexo-genéricas en puestos de toma de decisiones.

“Dar seguimiento permanentemente a las estrategias de prevención adoptadas para asegurar su pertinencia y mejora continua; generar intercambios de conocimiento a través de seminarios, talleres, conferencias y debates que contribuyan a prevenir y erradicar la violencia de género y promover acuerdos con otras instituciones y organismos para fortalecer acciones de cooperación y reforzar así el compromiso para alcanzar una vida libre de violencia”, se detalla en el documento internacional.