Radio UNNE
en vivo

Jueves, 14 Septiembre 2017 09:24

En “El Club de la Salud” se habló sobre las vacunas, su historia e importancia para preservar la salud

En el programa radial de la Facultad de Medicina, denominado “El Club de la Salud”, la doctora Roxana Servín se refirió a las vacunas como un instrumento fundamental para prevenir enfermedades.

La doctora Roxana Servín es médica pediatra, instructora del área pediatría de la práctica final obligatoria del internado rotatorio de la carrera de medicina, y jefa de consultorios externos del Hospital Pediátrico Juan Pablo II de nuestra ciudad.

En la primera parte del programa, la profesional señaló que la vacunación es fundamental para prevenir enfermedades, evitar la muerte y la discapacidad.

Asimismo hizo un poco de historia sobre los descubrimientos y avances de diferentes vacunas en el mundo. “Antes de la aparición de las vacunas, en el mundo existían numerosas enfermedades que causaban discapacidad y muerte. Una de ellas es la difteria en los niños, que apareció en la década de los años 20 y producía la muerte y la afección en más de 10 mil niños al año; la polio fue otra enfermedad, todavía hay gente de 50 a 60 años de edad que han quedado con secuelas de esta enfermedad. La polio cobró miles de vidas por año en las décadas del 40 y 50, condenaba a los niños a muletas de por vida, a una silla de ruedas de por vida en el mejor de los casos, porque también provocaba muchas muertes y la parálisis que provocaba también llegaba a los músculos respiratorios, por lo que los niños quedaban confinados a un pulmotor, que es una especie de caja en donde solo la cabeza del niño quedaba por fuera y ésta hace presión para que el niño inhale y exhale”, argumentó la especialista en niños. 

En tanto indicó que el sarampión es otra enfermedad, que en Estados Unidos se cobraba medio millón de vidas al año, y la mayoría de la gente del lugar estaba en contacto con el virus, pero les ocasionaba inmunidad, a los que no se enfermaban, o complicaciones a los que se enfermaban como neumonía o encefalitis y eso es lo que provocaba principalmente muerte.

¿Qué es la inmunidad?

Es la adquisición de defensas o anticuerpos ante algún agente que ocasiona enfermedad. La inmunidad puede ser activa o pasiva. Pasiva es cuando, por ejemplo: la mamá le transfiere al feto a través de la placenta o la leche materna los anticuerpos, y la inmunidad activa la adquieren las personas a través de la incorporación de las vacunas, que estimulan al sistema inmune y generan anticuerpos específicos para determinadas enfermedades.

¿Cómo fue que aparecieron las vacunas de un día para el otro?

Tampoco fue de un día para el otro, pero si fueron descubrimientos casi casuales. Cuando había en el siglo XVIII esta peste que fue terrible, que fue la viruela, una enfermedad grave, severa, con alto índice de mortalidad, hubo un científico inglés que se dio cuenta que las mujeres que ordeñaban las vacas tenían una cierta inmunidad contra la viruela, ¿qué pasaba? Se contagiaban de la viruela bovina, por ordeñar las vacas adquirían llagas en las manos, y el virus de la viruela bovina es menos agresivo, pero sin embargo las mujeres se contagiaban y adquirían una cierta inmunidad. 

El notó que esas mujeres no padecían esa enfermedad, o si la tenían era muy leve, entonces hizo un experimento con un niño al cual le raspó la piel y le colocó material de esas llagas de esas mujeres en la piel. Esperó un tiempo y más adelante hizo el mismo experimento en el mismo niño. Raspó la piel y le inoculó material de las lesiones de personas con viruela humana y el niño no adquirió la enfermedad. Así se inicia la era de las vacunas y Edward Jenner fue considerado como “el padre de la inmunología”.

Después, el científico Louis Pasteur descubrió la vacuna contra la rabia y en el siglo XX, en plena aparición de la poliomielitis, estuvieron los doctores Sabín y Salk, que son los que inventaron la vacuna contra la polio y que fueron reconocidos mundialmente porque la polio fue una epidemia global.

¿Cuál es la importancia de que se cumpla con el calendario de vacunación?

Al referirse a este tema puntual manifestó que: “antes, los pediatras nos dedicábamos exclusivamente a inmunizar a los chicos, pero sabemos que ahora muchas veces los adolescentes y los adultos son reservorios de infecciones que pueden hacer recrudecer una enfermedad”. 

A modo de ejemplo agregó que; "en el caso de la tos convulsa que había prácticamente desaparecido de los lactantes pequeños reaparece, entonces se estudia la razón de por qué vuelven a tener la tos estos pequeños y resulta ser que los adolescentes, aunque no la padecen, son portadores sanos del germen. Por eso, el pediatra debe velar por la inmunización del recién nacido, de los niños, de los adolescentes, y también de los adultos y de las personas mayores, además de las embarazadas. Entonces nos erigimos en el médico de familia en lo que a la vacunación se refiere".

¿Por qué se insiste en cumplir con el calendario de vacunación?

Uno de los objetivos del milenio de la OMS es disminuir al mínimo los índices de mortalidad de niños menores de 5 años, disminuir la mortalidad, evitar la enfermedad y las secuelas. En nuestro país, es obligatoria la vacunación, sin embargo hay países donde no es obligatoria y los padres pueden firmar un documento en donde se niegan a la inmunización. Ahora están surgiendo grupos que están en contra de la inmunización de los chicos, aunque no tanto en nuestro país, sino más en Europa y Estados Unidos. En Buenos Aires ya hay grupos reticentes a la vacunación, y en nuestro caso, es función del pediatra establecer una buena relación médico paciente para tratar de comunicarle a los padres todos los beneficios que pueden tener las vacunas en los niños, y si los padres tuvieran resistencia, lo que hay que hacer es esperar una segunda entrevista, y si no se los puede convencer, tratar de buscar otro profesional para intentar persuadir a esa familia, y si no se puede, eventualmente hay que dejar un registro de la historia clínica de que los padres se negaron a la vacunación y eso puede ser judicializado.

¿A qué se denominan oportunidades perdidas?

En este aspecto la profesional expresó que las oportunidades perdidas se denominan a todas la veces que un niño ingresa en un servicio de salud y no tenga el carnet de vacunación completo o le falte alguna vacuna. Habiendo sido atendido o siendo internado, salió de la institución y no se ha vacunado. “Los pediatras tenemos que bregar porque no existan o por minimizar las oportunidades de vacunación perdidas” concluyó.


Corrientes, 14 de septiembre de 2017

 

Área de Comunicación y difusión. Facultad de Medicina UNNE