Jueves, 25 Mayo 2017 09:48

25 de Mayo de 1810: Un camino a continuar

Doscientos diecisiete 25 de mayo pasaron, de aquél 25 de mayo de 1810 y todavía muchos no comprenden lo que allí sucedió.

Doscientos diecisiete 25 de mayo pasaron, de aquél 25 de mayo de 1810 y todavía muchos no comprenden lo que allí sucedió.  A grandes rasgos podemos decir, que aquel 25 de mayo de 1810, se dio por terminado más de 250 años de dominio colonial para la región del Río de la Plata y se inició un largo proceso de construcción del Estado-Nacional Argentino.

El 25 de mayo de 1810, se reemplazó la autoridad política real del Virreinato por una Junta de Gobierno formada por el “pueblo” de aquella época, es decir un reducido número de personas que ejercían su participación política a través de los Cabildos. La legitimidad de la acción de este “movimiento popular” fue la reasunción del poder-soberanía por parte de los pueblos al encontrarse ausente el monarca. Es decir que, sin rey el poder vuelve al pueblo y éste está representado en el Cabildo, por lo tanto la mayoría de la población de las ciudades, en este caso de Buenos Aires, se encontró ausente de la toma de decisión. Cualquiera sea el caso, ya no importa. El 25 de mayo de 1810 es una fecha que merece ser recordada por todos.

El 25 de mayo de 1810 significó profundos cambios sociales, económicos y políticos para la región rioplatense. Por un lado, se derribaron las barreras sociales al desaparecer la organización por castas u origen de sangre de la sociedad colonial. En la teoría, las divisiones sociales desaparecían y se formaba una nueva sociedad, la de clases, donde la diferencia se asentó en el poder económico y con él su capacidad de desarrollo. La economía se orientó al libre comercio, dando paso a una apertura económica desmedida y sin controles ante la necesidad de ingresos para solventar la guerra de la independencia; esta decisión llevó a la crisis de las economías regionales y la inserción de la región al naciente mercado industrial. Desde lo político, se asistió al abandono del Antiguo Régimen y el inicio de la lucha por el poder político entre las elites criollas y españolas que involucraron a otros grupos sociales y derivaron en largas luchas civiles.

Aunque el rumbo de la revolución pareció estar claro desde un inicio, los acontecimientos posteriores al 25 de mayo de 1810 demostraron lo engorroso que fue formar un nuevo país. No obstante, la tenacidad y convencimiento de muchos Belgrano-s, Castelli-s, Moreno-s, entre otros dio sus resultados.

 

Así, el 25 de mayo de 1810 se constituyó en un hito fundacional de quiénes somos, y es por eso que debemos dedicarnos unos minutos a reflexionar sobre nuestros pasos, mantener aquellos necesarios y volver sobre los que en el camino se viraron. Se lo debemos a quienes hicieron posible que caminemos. 

 

 

                                                                                                                                                           Dr. Leandro Moglia

                                                                                                                                        Prof. de la cátedra Historia Argentina Independiente

                                                                                                                                                    Facultad de Humanidades