Jueves, 06 Febrero 2020 12:32

Con asistencia técnica y de conocimiento, la UNNE aporta al programa de Seguridad y Soberanía Alimentaria del Chaco

La Universidad Nacional del Nordeste aporta al programa de Seguridad y Soberanía Alimentaria del Chaco, desde el conocimiento y equipos técnicos, para un seguimiento de las políticas. En línea con el compromiso social de la UNNE, la rectora Delfina Veiravé destacó la importancia de un fuerte acompañamiento en “educación alimentaria”.

“Me parece fundamental que estas políticas de estado involucre a todas las instituciones que tenemos compromiso social con los problemas estructurales que tiene nuestra región y nuestro país”, valoró Veiravé tras la presentación del mencionado programa, que se realizó este jueves 6 de febrero y fue encabezado por el gobernador del Chaco, Jorge Capitanich.

“Desde la universidad Nacional del Nordeste asumimos este compromiso, viendo en qué medida podemos hacer aportes sustantivos, no solamente desde la experticia o el conocimiento que tienen equipos y grupos de trabajo de nuestra universidad, docentes, investigadores, para poder hacer asistencia técnica, para poder -como lo dijo el gobernador-, ayudar al Estado a hacer el seguimiento de estas políticas”, agregó la rectora de la UNNE luego del acto que tuvo lugar en el Salón Obligado de Casa de Gobierno.

La Rectora consideró que “es muy importante evaluar el impacto que va a tener, en este caso una medida como es la tarjeta alimentaria”, por lo que considera necesario “hacer un seguimiento para ver en qué medidas también las familias mejoran su alimentación, no solamente el acceso a los productos, sino también la calidad de esa alimentación”. En ese marco, “estamos a disposición para colaborar en todo lo que se considere que podamos hacer”, aseguró.

Responsabilidad, solidaridad y educación

Veiravé resaltó que “hay una cadena de responsabilidades” en esta temática. “Las familias viendo como se puede mejorar el acceso a la alimentación, los servicios esenciales como son los comedores escolares, los lugares donde se accede a la alimentación, pero también los empresarios, los comerciantes, aquellos que producen alimentos y aquellos que lo venden”, dijo.

“Creo que es muy importante que haya un sentido de solidaridad, para que no haya abusos por ejemplo en los precios”, señaló.

Como rectora de una institución educativa universitaria, consideró que “tiene que haber también un acompañamiento muy fuerte de educación alimentaria”. Y “para eso va a estar la universidad”, aseguró.

“Para hacer también un seguimiento y una base de datos, porque es muy importante saber cuántas son las personas que están en esta situación, cuáles son las características además que tienen, la situación alimentaria de cada uno de los sectores, donde están los puntos críticos”, explicó.

“Tener números, tener datos, permite también en el tiempo hacer una evaluación cuantitativa del impacto de estas políticas. Que yo creo eso es lo importante. Se ha señalado aquí una alta inversión de recursos económicos puestos por el estado provincial por el estado nacional, y creo que tenemos una responsabilidad también en que esos recursos vayan destinados a resolver los problemas”, concluyó Veiravé consultada por la prensa.

El programa

El programa de Seguridad y Soberanía Alimentaria del Chaco complementa el Plan Nacional “Argentina contra el hambre” que debutó en la provincia, con la presentación del mismo en enero pasado, a cargo del Ministro de Desarrollo de la Nación, Daniel Arroyo; y la posterior entrega de más de 66 mil tarjetas alimentarias.

Chaco es la primera provincia del país en distribuir los plásticos. Se distribuyeron unas 66.499 tarjetas, emitidas por el Nuevo Banco del Chaco S.A.

La política beneficia de manera directa con 328 millones de pesos mensuales a 66.499 chaqueñas y chaqueños y a 2200 comercios adheridos a la red de proveedores locales.