Miércoles, 05 Junio 2019 09:22

Unidos por un planeta sin contaminación del aire

Desde 1974, cada 5 de junio-fecha establecida por la Organización de las Naciones Unidas por resolución en diciembre de 1972-se estableció  como Día Mundial del Medio ambiente.

A través de la prolongada y compleja evolución de la especie humana en nuestro planeta, se ha alcanzado un estadio en que, debido al rápido avance de la ciencia y la tecnología, las personas han logrado el poder de transformar cuanto las rodea, de múltiples formas y en una escala sin precedentes, pero a la vez  muchos de estos logros, que han mejorado su calidad de vida, han tendido a una cultura consumista demandante de recursos, dispendiosa en el uso de energía y generadora de desechos; hábitos y actitudes que han ido en desmedro del ambiente a escala local, regional y global, originando impactos y problemas en el entorno que derivaron en una crisis ambiental cada vez más preocupante y de difícil solución por su magnitud, por los intereses en juego y la diversidad de actores implicados.

Las Naciones Unidas, frente a esta realidad y conscientes que el cuidado y el mejoramiento del medio humano y la preservación del natural es un asunto primordial, cuestión que interesa al bienestar de los pueblos y al desarrollo económico del mundo entero, designaron el 5 de junio de cada año como el "Día Mundial del Medio Ambiente". Así, cada Día Mundial del Medio Ambiente se centra en un tema con que concienciar al público sobre un asunto ambiental particularmente apremiante. El tema para 2019 gira en torno a la "Contaminación del aire"; haciendo una llamada a la acción para ayudar a combatir este grave problema que afecta a millones de personas en todo el mundo. Del mismo modo, el lema que guía su conmemoración es “Unidos por un Planeta sin contaminación del aire”. Al respecto, el país anfitrión del Día Mundial del Medio Ambiente, donde tienen lugar las celebraciones oficiales, varía anualmente. Este año es China… La celebración principal, el 5 de junio, tendrá lugar en Hangzhou, provincia de Zhejiang. Detalle no menor éste, ya que la promoción de las energías limpias y la movilidad eléctrica han hecho de China un nuevo líder de la acción climática. En efecto, con un creciente sector de energía limpia, el país asiático posee la mitad de los vehículos eléctricos del mundo y 99% de los autobuses eléctricos. Al celebrar el Día Mundial del Medio Ambiente 2019, el gobierno chino podrá mostrar sus innovaciones y avances en favor de un medio ambiente más limpio.

Entonces, el Día Mundial del Medio Ambiente de este año nos invita a considerar los cambios que podemos hacer, en el día a día, para reducir la contaminación del aire que generamos en nuestra vida cotidiana. El objetivo es, ni más ni menos, que eliminar de forma progresiva nuestra contribución individual al calentamiento global y, de este modo, detener sus perniciosos efectos en nuestra salud, y la del planeta.

Contaminación del aire. Conocer el problema para tomar conciencia y actuar en consecuencia

Comprender los diferentes tipos de contaminación, y cómo perturban a nuestra salud y al ambiente, nos servirá para concertar medidas que ayuden a mejorar el aire que respiramos. Frecuentemente ni siquiera se puede notar, pero la contaminación atmosférica está en todas partes. Nueve de cada diez personas en todo el mundo están expuestas a niveles de contaminación que superan los niveles de seguridad señalados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Que no quepan dudas, debemos hacer algo ya.

Pero… ¿Qué es la contaminación del aire? La contaminación del aire puede explicarse como la presencia de elementos químicos tóxicos o compuestos (incluidos los de origen biológico) en el aire, a niveles que representan un riesgo para la salud. En una acepción aún más amplia, la contaminación del aire representa la presencia de productos químicos o compuestos en el aire que normalmente no están presentes y que reducen la calidad del mismo o ocasionan perturbaciones perjudiciales en la calidad de vida (como dañar la capa de ozono o causando el calentamiento global).

Un gran número de contaminantes puede intoxicar el aire en una gran variedad de formas. Casi cualquier producto químico tóxico podría contaminar a su manera la atmósfera y el aire que respiramos. Las partículas de aerosoles (nubes de partículas líquidas y sólidas en un gas) que se hallan en el aire también pueden entrañar contaminantes.

Los compuestos químicos que reducen la calidad del aire usualmente se conocen como contaminantes del aire. Estos compuestos se pueden encontrar en el aire en dos formas principales: en forma gaseosa (como gases) y en forma sólida (como partículas suspendidas en el aire).

En la mayoría de los casos, los contaminantes del aire no se pueden ver ni oler. Sin embargo, eso no significa que no existan en proporciones sobradamente altas como para ser peligrosas para la salud.

Asimismo, una serie de gases están ligados al llamado “efecto invernadero”, lo que indica que esos gases retienen más calor y, por lo tanto, contribuyen al calentamiento global del planeta. El ejemplo más común de un gas de efecto invernadero es el dióxido de carbono, que es emitido por muchos procesos industriales y quemas de residuos agrícolas y forestales. Otro ejemplo es el metano, que es también un gas explosivo.

La contaminación del aire es posiblemente uno de los problemas ambientales más graves a los que se enfrenta nuestra civilización actual. La mayoría de las veces, es motivada por actividades humanas como la minería, la construcción, el transporte, o el trabajo industrial, pero además es originada por la agricultura, que en teoría debería ser la que nos permita alimentarnos y a la vez darle un uso racional al suelo sobre el que se cultiva, pero que tras años y años de usar pesticidas y fertilizantes en los trabajos agrícolas, substancias que provocan la liberación de gases han terminado suscitando la mentada contaminación del aire. Por otro lado, en muchas zonas por el avance de la frontera agraria se produce deforestación, y eso también perjudica al aire, por un lado la falta de arboles y tapiz vegetal continuo reduce la producción de oxígeno, y por otro la quema de residuos forestales y agrícolas aumenta el tenor de dióxido de carbono en la atmosfera. Debemos a esto sumarle la actividad pecuaria, ya que el ganado, produce metano y amoníaco, que incide negativamente en la calidad del aire, contaminando también fuentes de agua y suelos.

A todo lo enunciado, valdría sumar también los procesos naturales como erupciones volcánicas e incendios forestales pues pueden contaminar el aire, pero su aparición es rara y comúnmente tienen un efecto local, a diferencia de las actividades humanas que son causas omnipresentes de la contaminación del aire y contribuyen a la contaminación global de cada día.

Los combustibles fósiles que se queman en las distintas actividades productivas cotidianas son el carbón, el petróleo y el gas natural. Además los gases que desprenden, también provocan lluvia ácida, sumados a derrames de petróleo en sus desplazamientos y otros problemas que incrementan según el procedimiento que se siga en cada caso. El uso de estos combustibles supuso una gran evolución en la historia de la humanidad. Sin embargo, provocan muchos problemas y la contaminación que generan es alta. Por eso es necesario que busquemos alternativas más naturales y saludables.

Las actividades domésticas, en cada hogar, no son menos importantes a la hora de la contaminación del aire. La principal fuente de contaminación domiciliaria es la quema -en interiores- de combustibles fósiles, madera y otros carburantes de biomasa para cocinar, calentar y encender fuegos. Cada año, alrededor de 4 millones de muertes prematuras son causadas por la contaminación del aire interior de las viviendas, la gran mayoría en países en desarrollo.

Otros efectos de la contaminación del aire pueden ser observados al pasear por las calles de una gran ciudad, si uno mira con atención verá rápidamente lo sucio que están los edificios, incluso en las zonas donde no hay fábricas o centrales eléctricas. Los gases de escape del tráfico son regularmente culpables. Además de ennegrecer los edificios con hollín, también favorecen la lluvia ácida que puede desgastar piedra en cuestión de años o décadas.

También debemos plantearnos cómo afecta la contaminación del aire a los seres vivos, aquí es necesario destacar las relación de los contaminantes con la posibilidad de desarrollar células cancerígenas. Por otro lado, todos los gases emitidos que afectan a la atmósfera también afectan a la respiración de los seres vivos. En el caso de los humanos es preocupante como pueden empeorar la situación de una persona con problemas de asma y alergias. También afecta muy gravemente a los sistemas reproductivos de todo tipo de seres vivos.

 

Algunos datos sobre la contaminación del aire:

Una breve revisión de datos al respecto reafirma lo antes expresado:

El 92% de los habitantes del mundo no respira aire limpio.

La contaminación del aire le cuesta a la economía global US$ 5 billones cada año debido a los gastos en asistencia social.

Se estima que la contaminación por ozono a nivel del suelo reducirá el rendimiento de los cultivos básicos 26% para 2030.

Alrededor del 24% de todos los gases de efecto invernadero emitidos en todo el mundo provienen de la agricultura, la silvicultura y otros usos del suelo.

En muchos países la producción de energía es una fuente importante de contaminación del aire. Las centrales eléctricas que queman carbón son un emisor importante, mientras que los generadores diesel suponen una preocupación creciente en áreas desconectadas de la red eléctrica.

El sector del transporte mundial representa casi un cuarto de las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, una proporción que está aumentando. Las emisiones del transporte se han relacionado con casi 400.000 muertes prematuras.

 

Ante una efemérides tan reveladora, este 5 de junio, como cada día pero un poco más… aspiremos profundamente, oxigenemos nuestro organismo y pensemos seriamente cuántos servicios básicos nos brinda gratuitamente el ambiente… pues seguro concluiremos que es hora de preocuparnos por él, usarlo con prudencia y cuidarlo sin reservas. A todos… ¡Feliz Día Mundial del Medio Ambiente!

 

Profesor Juan Antonio ALBERTO

Cátedra Biogeografía y Geografía Ambiental

Departamento de Geografía. Facultad de Humanidades. UNNE

E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Fuentes:

http://www.unenvironment.org/es/news-andstories/comunicado-de-prensa/china-seraanfitrion-global-del-dia-mundial-del-medio

https://elblogverde.com/causasconsecuencias-contaminacion-aire/

https://www.un.org/es/events/environmentday/