Miércoles, 13 Marzo 2019 02:05

“Mi anhelo es que todos y cada uno de los seres humanos puedan lograr contar con la fotografía su propia vida”

Así lo define el reconocido fotógrafo y reportero gráfico, Joaquín Meabe, quien está a cargo de los cursos de fotografía del CCU.Desde el lunes 18, todos los lunes de 14:30 a 16:30hs tendrá lugar el curso básico mientras que los viernes de 14:30 a 16:30 hs el curso avanzado. Las inscripciones siguen abiertas de lunes a viernes de 8 a 12 y de 15 a 19hs en el segundo piso, Córdoba 794.

Joaquin Meabe es Reportero Gráfico de Corrientes, trabajó para varios diarios locales, nacionales e internacionales,  además es fotógrafo de UNICEF.  En esta entrevista, Joaquin presenta a fondo los cursos de fotografía que dicta hace varios años en el CCU.

CCU: ¿En qué consiste el Nivel Básico del taller de fotografía y a quién está destinado? 

Joaquín: El nivel básico de fotografía consiste en aprender a manejar los conceptos elementales de la formación de una imagen fotográfica desde cero, comprendiendo el papel fundamental de la luz, conocimiento pleno de los elementos técnicos que controlan la luz, aprender el manejo de un equipo en particular, la cámara fotográfica con sistema reflex. Entendido este proceso básico el curso nos propone conocer variables y accesorios tecnológicos que brindan un mayor control sobre la imagen a lograr. Se presenta también un concepto fundamental para lograr contar con fotos: la fotografía prolija. Está orientado a personas que no conocen la fotografía y no saben cómo obtener una imagen básica y bien hecha.

CCU: ¿Y el Avanzado? 

Joaquín: El avanzado es parte de una propuesta integral que comienza con el básico. Terminando ambos cursos la propuesta se completa en el espacio del CCU. Consiste inicialmente en un rápido repaso de lo básico, para introducirnos luego en prácticas constantes de tomas fotográficas, correcciones de lo obtenido en estas prácticas, presentación y revisión de los grandes autores de la historia de la fotografía. Conceptualizar de manera propia el acto de fotografiar intentando dar el primer paso a un estilo propia. Terminamos con un trabajo de corto plazo intentando contar una historia sostenido fundamentalmente en los conceptos aprendidos en ambos cursos. Desarrollamos la introducción a editores de imágenes y flujo de trabajo

CCU:¿Cual es tu objetivo y anhelo principal, como fotógrafo y como docente, con estos talleres de fotografía? 

Joaquín: El objetivo principal es formar fotógrafos. Que desde lo elemental y la práctica logran fotografiar correctamente. Mi anhelo es que todos y cada uno de los seres humanos puedan lograr contar con la fotografía su propia vida, desde su perspectiva íntima. Que todos sean excelentes fotógrafos como una circunstancia típica de sus vidas. Todos fotografiamos, jamás sucedió eso en la humanidad. Es un buen momento para que intentar formar una patria fotográfica sin fronteras físicas ni prejuicios. Como fotógrafo mi gran anhelo es solo fotografiar como me siento dia a dia, en lo personal y en lo laboral. Lo personal quedará para mi intimidad y mis afectos. Lo laboral intentaré que se multiplique una mirada crítica y real de hechos que siento deben ser ofrecidos para su observación e interpretación.Documentar la realidad. Es en definitiva esto lo que intento conmigo mismo y trato de ofrecer en los talleres.

CCU: ¿Qué reflexión te merecen estos 5 años al frente de los talleres de fotografía del CCU? 

Joaquín: Yo siento que se generó un espacio fantástico, que sin dudas era necesario. El lugar desde donde nace esta propuesta considero que es la mejor, no existe mejor espacio para formar. La universidad y sus ofertas de extensión universitaria son fundamentales, importantísimos. La fotografía no se presenta como opción en las carreras universitarias. El CCU es el mejor espacio posible para ofrecer a la sociedad esta opción. Desde que se comenzó con la propuesta fue un éxito, siempre con gran demanda y con personas que transitan todo el año las propuestas, eso me sorprende cada comienzo de año. Confluyeron como pocas se da todos los actores y espacios. Las personas apasionadas por esta disciplina creativa, un docente con ganas y energías de aportar y el lugar indicado. Mas no se puede pedir. Era utópico. Es una fantástica realidad hoy

CCU: ¿Qué satisfacciones te dieron estos cinco años? Sorpresas? Anécdotas? Ilusiones?

Joaquín: la máxima satisfacción es justamente el andar ya de 5 años y que siga vigente. En la misma medida, lograr contagiar pasión por la fotografía a personas que nada sabían de este mundo es increíble. Hacerle caso a un fotógrafo que intenta ser docente y querer transitar este mundo con tanta potencia y pasión como muchos de los alumnos están haciendo, es casi de no creer. Encontrar amigos a esta altura de la vida es un premio agregado e inesperado que tuve la suerte de vivir. Existen anécdotas fantásticas, como aquellas en que se decidió el nombre una página web surgida de este espacio, de personas comunes que se volvieron fotógrafos. busca la foto donde te mostramos el cartel Edu jajaja. Después de los cursos del CCU la propuesta sigue con talleres de fotografía en mi estudio, no todos logran llegar a esto. Quienes lo hicieron transitaron historias muy buenas y pasamos momentos duros, hemos pasado por situaciones de pérdida de familiares de quienes ya nos volvimos amigos. Pérdidas que nos unieron y generaron unión y aunque parezca mentira... mas fotografia, logramos conocer personas a través de las fotos de los trabajos que producimos, jamás las vimos en personas hasta que un dia... las conocimos y .... fue mágico era como que sabemos todo gracias a la intensidad y la buena propuesta que mirabamos cada clase de taller. Una  que no me olvida es un dia que estabamos en taller en el CCU, el único taller que se dio allí, y un amigo, alumno claro, presenta su propuesta de relato fina, Ariel Rueda es su nombre, miramos la historia que trataba de sus padres y en una fotografía aparece el padre con mascarilla de oxígeno, jeringas y una estética dramática preciosamente lograda, termina la proyección y todos y cada uno de los alumnos quedan en silencio, era un trabajo fuerte, duro. Una amiga alumna por aquel, Jazmín, entonces se anima a preguntar qué le pasa a tu papa? nadie hablaba y todos con un nudo en la garganta, el padre de Ariel parecía muy enfermo. En un momento Ariel aclara, es todo una puesta en escena, no está enfermo. Él está bien, dijo.... fue un alivio colectivo saber eso, y hasta hubo risas de descarga por el bienestar del hombre. Ariel empezó de cero y contó una historia que todos compraron. fue genial ese momento