Viernes, 19 Octubre 2018 13:26

Energías renovables: experta española visita la UNNE y convoca a sumar esfuerzos

“Las energías renovables son el futuro, pero falta la sinergia necesaria de los distintos actores para avanzar en aplicaciones concretas” consideró explicó la Dra. Mercè Segarra, coordinadora de la “Red Iberoamericana de Investigación, Desarrollo y Transferencia para la aplicación de Energías Renovables y el Cuidado del Ambiente” (RibERA) que se presentó formalmente en la Universidad Nacional del Nordeste.

 

 

La red “RibERA” es un espacio creado en marzo de 2017 en el marco de la Asociación Universitaria Iberoamericana de Postgrado (AUIP), pero que fue lanzado formalmente en el marco del 1º Encuentro de la red que tiene como sede a la UNNE este jueves y viernes.

La nueva red es coordinada por la Dra. Mercè Segarra, de la Universidad de Barcelona, pero ella misma aclara que en realidad un trabajo conjunto y a la par con la Dra. Noemí Sogari, docente e investigadora de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE, quien ejerce la subcoordinación de la red.

Si bien hay una estructura formal, administrativa y ejecutiva, el objetivo de la red es sumar el aporte de todas las instituciones, investigadores, profesionales, empresarios, estudiantes y gestores públicos con el objetivo de afianzar acciones concretas de aplicación de las energías renovables y procesos de cuidado ambiental, según se explicó en el marco de la apertura del Encuentro que se llevó a cabo en el Salón Auditorio de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y Política de la UNNE.

“Las energías renovables son el futuro, y debemos trabajar para que las generaciones futuras puedan tener las mismas ventajas que nosotros, y el mismo estatus de vida y entorno ambiental, o incluso mejor” resaltó la investigadora de la Universidad de Barcelona.

Señaló en esa línea que en el plano internacional se observa que todos los niveles empezaron a poner su cuota en materia de cuidado ambiental, académico, productivo, estatal y la comunidad, pero resta lograr la sinergia necesaria entre los distintos actores y sectores, que permitan sumar esas cuotas en aplicaciones y acciones concretas.

La coordinadora de la red estimó que también se está avanzando en lograr que la sociedad comprenda que la sostenibilidad no es sólo el uso de fuentes de energía renovables, sino también en los productos sustentables.

“En Europa y muchos países están desarrollo proyectos, investigaciones y enfoques relacionados con lo que se denomina Economía Circular, que refiere a que todos los productos desde su etapa de diseño y producción tengan ya predestinado su forma de descarte para cuando termine su vida útil, y además que sus componentes sean lo más respetuoso del ambiente” sostuvo.

Agregó que se empiezan a observar con más frecuencia iniciativas respecto a qué hacer con lo que tenemos, como minimizar el impacto de los productos que usamos, como reutilizar y reciclar materiales, aspecto en el cual quienes hacen investigación están avanzando mucho pero también la ciudadanía se va sumando así como los gobiernos.

“Muchas veces la falta de información afecta el que se concreten los proyectos. Es común que muchos  Gobiernos aún no puedan superar incertidumbres sobre el potenciar de las energías renovables y productos sostenibles, por falta de información, y ello frena la concreción de acciones que en su génesis son muy buenas” consideró.

En ese sentido, comentó que con la Red “RibERA” se espera interconectar los actores académicos y de investigación que conocen las tecnologías, con los sectores productivos e industriales que hacen el producto o aplican procesos, y los políticos que necesitan de los productos y tecnologías para propender a la sostenibilidad.

 

DIFUNDIR TECNOLOGIAS.

Expresó que una de las líneas principales de trabajo  de la red es justamente cómo hacer llegar a la sociedad las ventajas y desventajas de cada tecnología, cómo difundir las tecnologías sostenibles para que se las use.

“No apostamos sólo a desarrollar tecnologías e implementarlas, sino que la sociedad las conozca y entienda de su importancia” y ejemplificó que se otorga igual importancia a la capacitación de profesionales y especialistas como a los técnicos y las personas que serán los encargados de implementar las tecnologías renovables. 

 Entre las primeras acciones de la “RibERA” se apostará a promover la implementación de proyectos concretos de aplicación de energía solar, “que es un bien común, barato y fácil de implementar”. Explicó que el costo de equipamiento en energía solar ha bajado notoriamente, y ello debería repercutir en una masificación de esta tecnología con cuantiosas aplicaciones.

Así, la red buscará quienes acompañen proyectos uso de energía solar para agua caliente sanitaria, energía eólica, implementación de paneles solares en edificaciones, energía solar térmica en zonas rurales y urbanas, sistemas híbridos, energía eléctrica fotovoltaica conectada a red, entre otros usos así como la energía eólica en entornos urbanos.

También el aprovechamiento de biomasa, biogás y proyectos de uso sostenible de los recursos naturales como el agua.

“Creemos que estamos en una situación propicia para lograr sumar actores que contribuyan a que lo más pronto posible las energías renovables y los productos sostenibles sean el presente y ya no más el futuro”. 

Reiteró que el encuentro en Corrientes de la red RibERA lo toman como el lanzamiento oficial “en busca de definir bien cómo nos organizaremos, el aporte de cada institución integrante y en especial seguir convocando a más participantes”.

Resaltó en especial la participación de las universidades argentinas en la red, que son mayoría, y bregó porque las mismas instituciones vayan replicando los objetivos de la red en sus territorios y ámbitos de actuación.