Martes, 12 Junio 2018 10:03

“El gran reto que tiene la medicina es cómo transformar la subjetividad de las personas para que aprendan a cuidarse a sí mismo”

Así lo expresó el Profesor Dr.  Leonardo Gabriel Rodríguez Zoya, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA) entre otras, quien disertó en el marco del “Seminario Taller de Metodología para la práctica reflexiva de la investigación doctoral”.

El Seminario Taller de Metodología para la práctica reflexiva de la investigación doctoral conforma seis unidades que serán desarrolladas con los aportes también de la Doctora Rosana Gerometta y del Decano, Profesor Omar Larroza.

Comenzó el Seminario Taller de Metodología para la práctica reflexiva de la investigación doctoral, organizado por el Área de Oftalmología de la Facultad de Medicina. A través de estos días y hasta hoy, el Profesor Dr.  Leonardo Gabriel Rodríguez Zoya, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA) entre otras;  intentó conformar con los asistentes un “laboratorio de experiencias” donde los protagonistas de este curso fueron los tesistas y sus tesis.

“Lo que tratamos de hacer fue de pensar colectivamente las tesis como problema de cada uno de manera que podemos crear un espacio de conversación para pensar y facilitar lo que llamamos un proceso de inteligencia colectiva donde individuos cooperan para un fin mayor, que supera a cada uno pero depende de la calidad de las interacciones para producir ese ‘algo’ más grande y eso es lo que intentamos hacer en relación a la tesis y creo que aprendimos mucho “, dijo el Investigador quien además calificó la experiencia como muy intensa y gratificante desde lo académico y lo intelectual.

Zoya, a su vez destacó que la principal dificultad es pensar y construir el problema de investigación porque,  expresó: “Vamos o así nos enseñan,  hacia las aguas de la metodología en búsqueda de las certidumbres y la claridad del método, de la técnica, de los conceptos, de cómo medir,  de cómo hacer el diseño de un experimento; pero en realidad hay algo fundamental que antecede a todo eso y es lo que no nos enseñan los libros de metodología ni los cursos y es ‘la necesidad de pensar por nosotros mismos ese problema’. Ese es el desafío de un trabajo que es al mismo tiempo lúdico, creativo, apasionante y angustiante porque es enfrentarse a la complejidad y a la incertidumbre de un fenómeno de pensar, tratar de pensar”, graficó al mismo tiempo que reflejo: “Y creo que todos los presentes han vivido esa angustia”.

Vale destacar que esta fue una primera experiencia con más de 25 asistentes que pertenecían al campo de la medicina, enfermería y las ciencias de la educación y se continuara con interacciones virtuales a través del campus dado que según el Profesor: “Han ido emergiendo pistas de trabajo muy interesantes del problema que no estaban dadas de antemano” y, es por ello que, “de acuerdo a lo que emerge del pensamiento colectivo será hacia dónde vamos”, confió.

De este primer encuentro surgió la necesidad de trabajar en temas de planificación estratégica situacional; la importancia de ese tipo de planificación en salud; cómo pensar los procesos de promoción y prevención de la salud, no desde la óptica del saber médico si no de una posición de simetría o de igualdad comunicativa con el paciente, la población o la comunidad donde se pueda construir participativamente una estrategia juntos; entre otros conceptos.

“Vimos que parte del nuevo desafío que tiene la medicina para gobernar y gestionar los problemas y procesos de salud no es algo que la medicina puede hacer desde afuera y exógenamente sino que el gran reto que tiene la medicina hoy es como transformar la subjetividad de las personas para que ellos aprendan a cuidarse a sí mismo, el problema del conocimiento y cuidado de la persona, del desarrollo de una práctica del autocuidado de la salud como una pieza clave tanto para la prevención de enfermedades crónicas  y no transmisibles como para implementar un protocolo de seguridad en una unidad de cuidados intensivos y queremos buscar que el medico se comporte de otra manera, por ejemplo”, expresó el Doctor quien al mismo tiempo reflexionó: “ Sea que busquemos actuar en la subjetividad del médico, de un paciente o de una comunidad, el problema es el mismo: cómo conducimos a esos sujetos para que se transformen a sí mismos”.

Para más información: https://med.unne.edu.ar/notimed/