Viernes, 27 Abril 2018 11:59

Prevención: Medicina junto a la Municipalidad brindan atención gratuita en los barrios

Tras la firma del acuerdo de trabajo suscripto recientemente entre la municipalidad de la ciudad de Corrientes y la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional del Nordeste comenzaron ayer jueves, las acciones planificadas en el programa de prevención del cáncer del cuello uterino.

La actividad inició en el SAPS del barrio Itati donde se realizaron exámenes de PAP (Papanicolau) y controles gratuitos a mujeres del barrio, con el objetivo de hacer un seguimiento de los casos de riesgos detectados.

Durante la jornada de prevención y concientización muchas vecinas del lugar se acercaron al centro asistencial para recibir atención e información para prevenir la enfermedad.

Participaron la Subsecretaria de Salud la municipalidad de la Capital, el Observatorio de Salud Pública de la Facultad de Medicina y docentes y alumnos se la Cátedra de Ginecología de la  casa de estudios.

El subsecretario de Salud de la Municipalidad, Doctor Arturo Sandoval remarcó la importancia de la detección precoz del cáncer de cuello uterino: “la presencia del estado y actividades como la que venimos desarrollando hará que los indicadores sanitarios disminuyan” expresó.

Además Sandoval  aclaró que “los alumnos de la Catedra de Ginecología de la Facultad de Medicina hacen promoción y prevención, a partir de ahí se aplica un sistema de logística organizado para el estudio de las muestras”.

 

Cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello de útero es una enfermedad en la cual se produce un crecimiento anormal de células tumorales en los tejidos del cuello uterino.

La principal causa de este tipo de cáncer es el HPV (Virus del Papiloma Humano), un grupo de más de 150 virus que se transmite generalmente a través de las relaciones sexuales. También se puede contagiar a través del contacto con la piel de persona a persona. En la mayoría de los casos, el virus desaparece solo. Pero si la infección persiste, puede producir lesiones que con los años pueden convertirse en cáncer.

El cáncer de cuello uterino es uno de los pocos que se pueden diagnosticar precozmente, es decir, antes de que la mujer aprecie algún síntoma. Por eso es tan importante cumplir con las revisiones ginecológicas regulares y la realización anual del test de Papanicolau (PAP) y Colposcopia, pruebas sencillas que no producen dolor y duran sólo unos minutos, que permiten el diagnóstico de las lesiones pre-malignas, de tal forma que su tratamiento evita que éstas evolucionen a lesiones invasivas.

Los síntomas a menudo no comienzan sino hasta que un cáncer se torna invasivo y crece hacia el tejido adyacente. Cuando esto ocurre, los síntomas más comunes son: sangrado vaginal anormal, secreción vaginal inusual y/o dolor durante las relaciones sexuales.

Corrientes, 27 abril de 2018

Comunicación y Prensa. Facultad de Medicina UNNE